Connect with us

Ahora

Centro de recuperación para personas con adicciones «La Casa del Alfarero» funciona en F. Sánchez.

Muchos vecinos de nuestra comunidad habrán escuchado hablar en los últimos tiempos de «La Casa del Alfarero» y otros de un centro de recuperación para adictos, tal vez sin relacionarlos.

Lo cierto es que hablamos de una misma cosa, de una misma obra que cuenta con el apoyo de la Iglesia Evangélica. Un centro que es parte de una red de 6 hogares, uno de mujeres, otro Centro que está en Paso de los Toros, uno más en Suárez, otro en Las Piedras, uno en lo que denominan Ministerio “G” (entre Colón y Las Piedras) y el último en Florencio Sánchez.

Visitamos el lugar para conocer más, siendo recibidos por Walter, ex adicto, hoy Operador Terapéutico en Adicciones quien nos contó de sus complicaciones en relación a las drogas «hasta que llegué a un punto en el que no había más puertas que golpear, no había más familia, no había amigos que me pudieran tender una mano, y ahí para la Gloria de Dios, apareció “La Casa del Alfarero” nos contó.

La propuesta para la rehabilitación basada en la fe, tiene cuatro pilares siendo el primero la espiritualidad, luego la formación laboral para que se preparen para la vida, por otra parte la convivencia para poder manejarse dentro del respeto y cohabitar en armonía 14 personas que tienen problemas e historias diferentes y finalmente la disciplina.

Además la idea es que el Centro sea autosustentable, por lo que funciona un lavadero de autos, se está armando una carpintería, trabajamos en una huerta, y hay quienes están aprendiendo chapa y pintura, soldadura entre otras cosas.

Para Walter lo primero es «reconocer que hay se tiene un problema, y el origen puede estar desde vivencias de la niñez que hemos ido tapando, y buscamos en la droga anestesiar esas situaciones pero gracias a Dios está «La Casa del Alfarero» que está para ayudar»

«No hay un tiempo en el que podamos decir salimos del problema porque son procesos personales, pero un estimado que es lo que le decimos a quienes vienen y a sus familias que puede ser entre seis y diez meses y después está el tema científico o genético que es la dependencia física – química del cuerpo que es de entre tres y seis meses» explicó

Finalmente le consultamos sobre el rol de la familia, valorando la importancia de recomponer el vínculo, acercarse para intentar ayudar, sin señalarlo, para evitar se repita un ciclo que agudiza el problema.

Quienes quieran más información, el Centro «La Casa del Alfarero» funciona donde fuera la casa del Pastor Evangélico Elias Palín hasta mediados de la década del 90 cuando retornó a su Finlandia natal, en calle Grito de Asencio y Chanáes de Florencio Sánchez pudiendo los interesados también comunicarse al 092 069 043.

LO MAS VISTO EN 30 DÍAS!

Copyright © 2020-22 CardonaHoy.com - Hecho en Inspirarte

error: Contenido protegido !!